Trastorno Obsesivo Compulsivo

¿Qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo?

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por dos conjuntos de síntomas íntimamente relacionados y, en ocasiones, difíciles de distinguir:

  • Las obsesiones
  • Las compulsiones.

LAS OBSESIONES consisten en pensamientos o imágenes que invaden la mente o la corriente normal de pensamientos de una persona en contra de su voluntad. En ocasiones se manifiestan también como una urgencia o un deseo inaplazable, un impulso o una  necesidad irresistible de hacer o decir algo, por lo general inadecuado o socialmente reprobable. Pero sea cual sea la forma en que se experimentan (pensamientos, imagen o impulso de hacer o decir), las obsesiones causan un malestar e incomodidad tan grandes que la persona siente que debe hacer algo para detenerlas, para alejarlas de su mente y recobrar así su tranquilidad y bienestar.

Surgen entonces LAS COMPULSIONES, es decir, comportamientos cuya finalidad es reducir el malestar que provocan las obsesiones. En ocasiones, las compulsiones están relacionadas con el contenido de las obsesiones: por ejemplo, ante la obsesión de estar sucio o de haberse contaminado con algo ( sin que haya motivos reales o suficientes) para ello, necesita lavarse «a fondo». O la duda obsesiva de haber cerrado bien el gas conduce a la necesidad de comprobarlo varias veces. Pero en otras no hay una relación clara entre el contenido de la obsesión y el de la compulsión: por ejemplo, para quitarse de la cabeza una imagen sexual que resulta repugnante o que va en contra de los propios principios éticos o morales, una persona puede empeñarse en traer a su mente ciertos números o letras «mágicos». O para alejar de su cabeza pensamientos sucios o obscenos que «contaminan su mente», necesita lavarse a conciencia o limpiar su casa una y otra vez.

LAS COMPULSIONES pueden ser MANIFIESTAS (tocar, decir algo en voz alta, lavar, repetir una acción que se acaba de hacer, etc) o ENCUBIERTAS (pensar en números, decirse a uno mismo ciertas frases, esforzarse por pensar en algo diferente u opuesto, etc) Con el paso del tiempo esas compulsiones pueden complicarse más y más, hasta el punto de que la persona las repite una y otra vez hasta estar segura de haber “expulsado” sus malos pensamientos y las sensaciones desagradables que a menudo los acompañan. A diferencia de lo que sucede con las obsesiones, las compulsiones son voluntarias, ya que es la propia persona afectada la que “decide” realizarlas. No obstante, este carácter voluntario puede diluirse con el paso del tiempo, hasta el punto de que la persona acaba “obsesionándose” también con sus compulsiones (por ejemple, para hacerlas perfectamente, sin errores, de una manera concreta, etc, ). Además, resulta cuestionable caracterizar como “voluntario” un comportamiento del que uno no puede escapar o que se ve íntimamente forzado o impedido a realizar, a pesar del tiempo que consume, el malestar que provoca y el deterioro o en la calidad de vida que supone.

CONTENIDOS TÍPICOS DE OBSESIONES

AGRESIVASAUTOAGRESIVAS
Empujar a alguien desde un piso alto o un balcón
Tirar a un bebé escaleras abajo
Atropellar a peatones
Apuñalar a un ser querido
Agredir a alguien por la espalda
Clavarse objetos punzantes
Estrellar el propio vehículo contra un árbol
Romper un espejo con la cabeza
Tirarse por la ventana
LIMPIEZA- CONTAMINACIÓNDUDAS
Ensuciarse por tocar objetos que toca mucha gente, como los pomos de las puertas, las barandillas etc…
Contaminarse por no limpiar un objero, o la ropa, cuando entra de la calle
Contagiarse por usar vajilla y cubiertos de un restaurante
Ensuciarse por tocar o acariciar a un animal, aunque esté limpio
Si se ha cerrado bien el gas, las luces, la puerta…..
Si he cerrado bien las puertas, ventanas
Si se habrá quedado algún grifo abierta y se inundará la casa
Si llevo todos los documentos, las llaves….
Si he cerrado y frenado bien el coche
Si habré atropellado a alguien sin darme cuenta
Si he cometido un error en el trabajo
SEXUALESSUPERSTICIOSAS/MAGÍA
Impulsos de quitar la ropa a un desconocido
Imágenes de violar a alguien
Pensamientos de abusar sexualmente de niños
Pensamiento de tener sexo con animales
Impulso de desnudarse en un lugar público
Tener mala suerte sin no hago… o digo….. determinadas cosas
Suspender, si no me pongo la ropa de esta forma
Que mis padres tengan un accidente o me pase algo malo, si no hago …. O digo…
Que pase una desgracia porque he visto este número, he tocado este objeto….
Que alguien de mi familia enferme si no pienso en algo bueno.
Que un ser querido muera porque he visto pasar cerca de mi casa un coche fúnebre
Que mi futuro marido se reencarne en un cerdo porque he visto una caca de perro
BLASFEMAS
Imágenes sucias de figuras bíblicas
Insultar a un sacerdote
Desnudar una imagen de la Virgen
Gritar obscenidades en la Iglesia

¿Cuál es el tratamiento para el TOC?

Los tratamientos que han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento específico los trastornos obsesivo-compulsivos (TOC) son los tratamientos farmacológicos y los psicológicos basados en procedimientos cognitivo-conductuales.

He aquí una relación de aquellas técnicas consideradas más efectivas:

  • Información al paciente sobre la naturaleza de la ansiedad y el ánimo en general y del TOC en particular: mecanismos básicos, problemas asociados al cierre de las acciones, relaciones entre pensamiento, emoción y acción.
  • Medicación: Ofrece muy buenos resultados terapéuticos el uso de algunos antidepresivos tricíclicos, especialmente la clomipramina. También los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina (ISRS), fluoxetina, fluvoxamina, entre otros.
  • Exposición y prevención de respuesta: el paciente se enfreta deliberadada y voluntariamente, al objeto, pensamiento o situación temida, sea real o imaginariamente, absteniéndose de realizar rituales “tranquilizadores”, para facilitar los procesos de extinción y/o habituación de la ansiedad. pensamiento o imágenes obsesivas, con la finalidad de conseguir la extinción de la ansiedad asociada
  • Identificación y neutralización del procedimientos contraproducentes, utilizados por el paciente para regular su problema, pero que, en realidad, contribuyen, no a la solución, sino al mantenimiento del problema.
  • Técnicas cognitivas: reestructuración de creencias distorsionadas, análisis de las consecuencias catastróficas temidas por el paciente, control pensamientos automáticos, resolución de procesos de duda paralizantes, análisis de los sentimientos de culpa.
  • Técnicas para el control de la atención: inhibición recíproca de campos atencionales, parada del pensamiento, etc,
  • Materiales de autoayuda, como complemento de la terapia.

Estos son algunos de los recursos terapéuticos más conocidos y probados en el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Se ha de tener en cuenta no obstante, que estos trastornos pueden venir asociados a otros problemas, que requieren también un abordaje, en el contexto de un tratamiento integrado y convenientemente articulado. El tratamiento, en rigor, no lo es del TOC, sino de la persona que lo padece, en relación, naturalmente, con la demanda que efectúa. Los tratamientos suelen desarrollarse individualmente. La duración de los tratamientos oscila normalmente entre seis meses y un año, si bien en algunos casos pueden ser más largos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies